“ATI’EN KERI”

Siguen tus latidos como tambores
al hilo de los redobles,
tal cual siguen surcando valles de ángeles
los halcones de tus juegos,
las ruedas de tus sueños,
y los rugidos esplendorosos
de gigantes dentados.
(Al par de criaturas marinas que asedian los gritos)
Eres rumor de ternura,
estertor de una calma breve,
tornado implacable para los de tu sangre
que miran alterados los cielos y relámpagos
de tu existencia incandescente.
Musita tu escasa voz,
en el susurro de las horas,
más son tus actos, las señales de un corazón fuerte!
Crece, oh pequeño gran Señor,
que tu misma presencia nos engrandece!

-D.
Ago2017
(para Donatien)

Leave a Reply