“El hombre equivocado”

El hombre equivocado

De entre los juncos Azzith levantó la cabeza. Miró el gran corpúsculo levitar lentamente entre una serie de deshilachadas nubes blancas que le flanqueaban como brazos abiertos que se separaban cada vez más, hasta ser aire. Siguió con la vista la marcha fugitiva del glóbulo con dirección a la torre de jade cuya superficie lucía tornasolada, ora se transparentaba, volviéndose cristal lechoso y luego de un azul traslúcido, ora se volvía rojo coralino y poseía esa forma de faro perdido en un acantilado en la costa inglesa.

Incidente en el jardín de niños (un absurdo argumento de cine ‘Serie B’)

cesped

By Pedro Paunero CUENTO  I Comenzó como suelen comenzar varios conflictos humanos: por un malentendido. Mientras alguien podaba su césped miró a su vecino haciéndole señas obscenas sobre la reja que separaba ambos jardines. Uno de los hombres saltó la reja y se lió a golpes con el otro hasta dejarle muerto. La segunda vez […]

La puerta en el monte, un cuento inspirado en los dioses de los primeros pobladores de Tuxpan

Pichal

By Pedro Paunero Cuento I Don Gonzalo nos dijo que esperáramos todos en la sala mientras él lo recibía en la parte de atrás de la casa. Ahí nos quedamos, obedientes y nerviosos, algunos mordiéndonos los labios, otros apretándose las manos, otros más moviendo los pies con las piernas cruzadas y fumando mientras se amontonaban […]

Alicia en el Borde – una historia en la que la juventud y la vejez se encuentran por un fugaz momento

By Pedro Paunero Rendirse a la gran certidumbre, oscuramente, de que otro ser, fuera de mí, muy lejos, me está viviendo. Pedro Salinas. Alguien le ha dicho que ha sido toda una sorpresa encontrarla entre los riscos. Ella no sabe quién es: un hombre mayor, casi un anciano. Viste ropas raídas y lleva una libreta. Por […]

Receta para una dieta, es un cuento de un extraño y destructivo noviazgo de Pedro Paunero

Para José Luis Zárate, con la amistad de las letras I  Salí del salón de clases con el portafolio en una mano y las llaves del auto en la otra, deslizándome aprisa, mirando sobre los hombros en el pasillo, con la idea fija de escapar lo más pronto de la universidad, cuando al doblar la […]