Las Tortugas Marinas que arriban a Tuxpan

  • Lora, Verde o Blanca y Carey

El 2009 fue el último año que arribó la Tortuga Carey (Eretmochelys imbricata) que mide entre 62 centímetros a 1.14 metros y pesa alrededor de 80 kilogramos, se esperaba que en 2020 volvieran a verla pero fue en 2016 cuando vieron salir de entre los granos de arena de playa Villamar un grupo de crías de tortuga con un caparazón muy diferente al habitual y en este 2017 en Barra de Galindo volvieron a ver el ejemplar.

De acuerdo a Sidronio Castellanos Sánchez responsable Centro de Protección y Conservación de la Tortuga marina R5 en Tuxpan, desde 2005 que comenzaron el proyecto este espécimen sólo arribo durante cuatro temporadas.

En el 2006 llegaron dos y posteriormente sólo un quelonio, posiblemente la misma, aunque nunca lo pudieron confirmar ya que nunca fue marcada. De sobrevivir las camadas que fueron liberadas durante esos años sería hasta el 2020 que pueda verse nuevamente una tortuga carey por las costas del puerto; eso pensaba Sidronio Castellanos de acuerdo a los datos obtenidos, pero en 2016 volvieron a avistar crías de la Tortuga Carey lo que da esperanza a los integrantes de los tres campamentos.

Hay que señalar que a las playas de Tuxpan arriban tres especies en peligro de extinción, la Tortuga Lora (Lepidochelys kempi), la Tortuga Verde o blanca (Chelonia mydas) y la Carey.

Sin embargo la tortuga Carey es una de las especies más depredadas por el hombre ya que su coraza, su piel y sus huevo son altamente comerciables en el mercado negro.

En este sentido comentó que es en la playa Villamar donde se ha alzado el campamento Tortuguero R5, los pobladores han comprendido la importancia de preservar las especies.

ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

En México hay siete especies de Tortuga en peligro de extinción, las cuales se detallan en sus normas NOM-059-SEMARNAT-2001 y NOM-060-SEMARNAT-1994. En el estado de Veracruz se encuentran la Tortuga Lora, Blanca y Carey de las especies que se señalan como en peligro de extinción.

RECORRIDO NOCTURNO PARA BUSCAR A LA TORTUGA BLANCA EN 2015

Acompañamos a dos integrantes de campamento tortuguero a recorrer kilómetro y medio de playa, en busca del arribo de la tortuga blanca o verde.

Miguel Ángel Ramón y Sidronio Castellanos
Miguel Ángel Ramón y Sidronio Castellanos

El arribo a playa Villamar fue aproximadamente a las once de la noche y de ahí se anduvo otro pedazo en camioneta para llegar casi a los límites de Tuxpan.

Antes de ingresar a la playa
Antes de ingresar a la playa

Alumbrados prácticamente por las estrellas, ya que la luz solo puede encenderse para verificar que la tortuga este en el lugar que se detecta, caminamos junto a ellos kilómetro y medio de playa casi a llegar con Cazones, en una arena muy suelta que dificultaba el paso para los que no estábamos acostumbrados.

La luz no se puede prender ya que desorienta a las tortugas y si se les ilumina al agua estas no salen a desovar porque detectan peligro. Por ello es importante ir a oscuras.

Durante el recorrido los responsables explicaron que a veces la tortuga blanca sale, pero si no le gusta el tipo de arena o presiente algún peligro regresa al mar. En caso de agradarle el lugar, se coloca en lo más alto que puede, lo más retirado del mar, ya que si el agua salada llega a tocar los huevos, estos se pueden perder.

Camino de la Tortuga
Camino de la Tortuga
camino recorrido por la tortuga blanca
camino recorrido por la tortuga blanca

Se detectaron 7 tortugas blancas saliendo a desovar. Miguel Ángel Ramón Castillo, nuestro guía refirió que él es la único que se dedica a trabajar en campo además realiza la señalización de nidos y revisión de fechas para evitar queden atrapados en los corrales para evitar que sean depredados.

Desde que comenzó la temporada se han marcado 50 nidos en sitio y 94 en corral, lo cual considero muy bueno para estar a mitad de la temporada de la tortuga verde.

Su responsabilidad es vigilar los 22 kilómetros de escollera sur, hasta el límite con Cazones, comento que el recorrido es bastante pesado para una sola persona, sobre todo por el horario ya que inicia 12 de la noche o una de la mañana.
Sin embargo dijo es un trabajo que lleva 11 años realizando con el campamento tortugero y que espera continuar. Al igual que Sidronio Castellanos quien detallo, el continuará con el proyecto que inicio hasta que la vida se lo permita.

LOCALIZACIÓN DE NIDOS

Sidronio Castellanos dijo que con la Tortuga blanca, durante la temporada se realiza un trabajo diario, pero la especie da facilidad para realizar las faenas ya que sale de noche y si no hacen el recorrido en la noche, en la mañana temprano se puede hacer. Se marcan en sitio los nidos y no se mueve ninguna nidada. Si un nido está muy abajo se reubica ahí mismo, es un recorrido práctico.

En este caso dijo que no hay necesidad de cuidar los nidos de la depredación humana, ya que los pobladores han comprendido la importancia de cuidar a las tortugas y en su caso de ver algún quelonio desovando avisan al responsable del campamento, dejando marcados los sitios donde están los nidos, para que puedan ser protegidos.

La tortuga lora por su parte es diferente, sale durante el día y puede haber arribos durante todo el día. Cuando comienza la temporada deben realizarse tres recorridos uno en la mañana, en la tarde y otro casi en la noche. El trabajo se realiza en la playa sur donde desovan las dos tres especies de tortuga, que es un total de 22 kilómetros, recorridos a pie o en cuatrimoto por una sola persona en playa Villamar.

Nido de tortuga blanca  que se localizo pero ya no pudo ser removido del área
Nido de tortuga blanca que se localizo pero ya no pudo ser removido del área

RECURSOS PARA LA PROTECCIÓN

Actualmente el campamento tiene cinco personas que participan en la protección de la tortuga, de los cuales solo uno se focaliza en la búsqueda de nidos. En material tienen una cuatrimoto que utiliza 8 litros de gasolina por recorrido. Asimismo compran malla crina que cuesta 70 pesos por metro.

Sidronio Castellanos dijo que en ocasiones se reciben grupo de visitantes a los que se les lleva en recorridos para ver como desovan las tortugas, a los cuales se les cobra una cuota de 50 pesos para realizar la compra de gasolina y refacciones de la motocicleta.

Esto señalo gracias a la libertad que le da el registro y la autorización dadas por las autoridades correspondientes. El grupo no puede ser superior a 20 personas y los interesados pueden presentarse en el campamento ubicado en playa Villamar o al teléfono 7835791711 para ponerse de acuerdo.

Nidos removidos de sus lugares originales y señalizados para su protección de depredadores.
Nidos removidos de sus lugares originales y señalizados para su protección de depredadores.

REGISTRO ANTE SEMARNAT

Sidronio Castellanos dijo que el 2008 obtuvieron el número de registro ambiental que otorgó la delegación de Semarnat en Veracruz y en ese mismo años dieron la autorización de vida silvestre, para el manejo de las tres especies de tortuga marina, en los 42 kilómetros de playa.

En este sentido dijo que la autorización tiene vigencia por un año y se actualiza de acuerdo a los resultados que se tengan, como se adaptan al manual, la cantidad de nidadas y los resultados obtenidos.

Resultados de los trabajos realizados por el campamento desde 2005 a 2014.

Tortuga Carey
La Carey (Eretmochelys imbricata) mide entre 62 cm a 1.14 m y pesa alrededor de 80 kg. Tiene caparazón acorazonado que al madurar se alarga con las placas del borde puntiagudas dándole apariencia aserrada. La cabeza se adelgaza hacia la punta, mandíbula con apariencia de pico de ave, ganchudo y con bordes afilados. Con dos pares de escamas frontales, y cuatro laterales en cada lado. En México anida en Veracruz, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Michoacán, Jalisco, Sinaloa y Oaxaca. Las crías son carnívoras y los adultos omnívoros. Amenazada principalmente por la obtención de las placas de su caparazón que por su belleza y propiedades, aún son usadas para diversos productos que van desde peines hasta lentes para el sol.

Tortuga Lora

Lora (Lepidochelys kempi) es la más pequeña de las tortugas marinas. Mide entre 52 y 74 cm y pesa entre 32 y 49 kg. De caparazón casi circular; cabeza de tamaño mediano y de forma cónica. Mandíbula con forma de pico ancho poco puntiagudo. En la cabeza tiene dos pares de escamas frontales. Caparazón con 15 escudos mayores, cinco centrales y cinco pares laterales, más 12 pares marginales. En México vive casi exclusivamente en Tamaulipas. También en Veracruz y Campeche. Las crías son carnívoras y los adultos omnívoros, come crustáceos, moluscos, algas y medusas.

 

 

Tortuga Blanca
La Tortuga Verde o blanca (Chelonia mydas) es la más grande de las tortugas marinas de concha dura. Mide entre 71 cm y 1.39 m y pesa entre 68 y 235 kg. De caparazón ovalado con una quilla en los juveniles que desaparece con la edad. Su carapacho tiene cuatro escudos costales de cada lado. Cabeza relativamente pequeña y chata, con dos escamas pre-frontales y cuatro escamas detrás de los ojos. El pico es romo y sin gancho, con el borde de las mandíbulas aserrado. Vive en los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. En México anidan en Baja California, de Sinaloa a Chiapas, Michoacán, Tamaulipas, Veracruz, Campeche, Yucatán, y Quintana Roo. Los juveniles son omnívoros, comen medusas, crustáceos, moluscos, esponjas y gusanos. Los adultos se alimentan de pastos marinos, algas y algunos moluscos. Es la única tortuga marina que se sabe, puede llegar a asolearse en rocas fuera del agua.

 

Aunque aún falta mucho para establecer un Campamento Tortuguero con infraestructura adecuada no se demerita el trabajo que realizan los integrantes de los tres campamentos que se ubican en los 42 kilómetros de la playa de Tuxpan, pues el compromiso por el rescate de estas especies es constante y sin retribuciones. Ellos ayudan al salvaguardado de nidos, protección de las tortugas al momento de desovar y trabajan en la concientización tanto de la ciudadanía como de los visitantes.

 

Este reportaje fue escrito originalmente en el año 2015 y este 2017 lo rescatamos y actualizamos algunos datos pues consideramos importante fomentar la protección a estas especies tanto por lugareños como por visitantes.