Este fue mi segundo viaje del año y tuve que hacerlo sola. Cuando vi que lo anunciaban convoque a todos mis amigos, mas tuve que declarar desierta la convocatoria y quedarme con las ganas.

Cuando volví a ver anunciado este lugar en el estado de Hidalgo recordé una frase que rezaba: “Si tus planes no le gustan a nadie, vete sola; ya encontrarás gente en el camino”, y qué creen, encontré gente. Bajando del autobús me adoptaron dos chicas que eran primas y después incluimos a otra más.

¿Qué les puedo comentar del viaje? Lo disfruté al máximo y conocí gente genial; a la fecha seguimos en contacto, hasta me volví a ir de viaje con una de ellas, lo importante es que ahora tengo gente que me sigue en mis locuras.

Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones para ir a Tolantongo, no me fui sola con la primera agencia que me topé. Al contrario, elegí con quienes ya había tenido un viaje; fui a Six Flags y me gustó mucho la atención, aunque en ese viaje hubo retrasos en la llegada al parque y a Tuxpan, a su favor diré que se me hizo seguro.

Así pues, me lancé a la aventura a Tolantongo, para la cual llevé lonche y no desayuné en el lugar debido, principalmente, a mi primera experiencia en México, a donde llegué para comer tres sincronizadas y un vaso de agua por cincuenta pesos.

Si quieres vivir la experiencia al máximo, te diré que hay varios lugares donde desayunar, comer y cenar. No son caros y las personas de la localidad tienen permiso para entrar a ofrecer una que otra bebida tradicional.

Cruzando el puente hay café.

De entrada, debes llevar unos water shoes, si no tienes no te preocupes, ahí venden unos por 150 pesos, aunque los diseños no son bonitos te sacan del apuro; en Waltmart puedes encontrar varios diseños por 120 pesos.

Súper recomendable que lleves una cámara sumergible o un celular que puedas meter al agua, sino tienes, bueno, allí venden unas bolsitas para meter tu celular y darle rienda suelta a tu diversión; sin embargo, la bolsa suda por el calor y es un poco difícil tomar fotografías, aunque así no tendrás riesgos de mojar tú teléfono ¡yo lo metí hasta en el mar y sobrevivió!

¡Después de mil intentos me logre dos fotografías con mi celular dentro de la bolsita!

 

Además, debes llevar lo básico: lentes, toalla, bloqueador, también puedes llevar champú y jabón para bañarte después de pasar todo el día en el agua, ya que hay unos baños públicos accesibles.

De hecho nosotras sólo gastamos en el pasaje del autobús, la entrada, la comida, los pasajes para ir de un lugar a otro que, no fueron más de cincuenta pesos en una camionetita, y los recuerdos que nos llevamos.

Puedes caminar o tomar combi a la siguiente parada.

Se recomienda ir entre semana, porque en los fines de semana el lugar se abarrota, hay tres hoteles y todos están llenos. También puedes acampar, las casas de campaña abundan a la orilla del río, de hecho, puedes llevar la tuya o rentar; hay vehículos que te ayudan a transportar todas tus cosas hasta el lugar elegido.

Despertar a la orilla del río.

He leído algunos blogs en los que han mencionado que no les fue tan bien como a mí, pero si te he de hablar de mi experiencia me encantó ir; volvería tal vez el año próximo, aunque es tan chiquito que es poco lo que se queda sin ver, y sí, sin duda me gustaría acampar a la orilla del río.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: