Alicia, aunque creas que el pasado está olvidado, la tecnología te jugará una sorpresa.

Aunque creas que está todo olvidado, el agujero del Conejo blanco, esa entrada, la del árbol tapado, ya se destapó y te alcanzó en el viaje de la ilusión y lo nunca muerto; y te invita a arrojarte a empezar un viaje a lo inesperado, a lo ya desconocido de lo nunca terminado y sólo pausado; al lugar de lo callado y nunca dicho; al lugar de una Alicia que te pide regresar a su país de las maravillas, donde el reloj sólo se detuvo y el tiempo nunca paró.

Qué triste es darte cuenta, Alicia, que te platicaste un cuento que ya no te crees, porque tú realidad no es lo que creías que sería. Qué felicidad saber que Alicia puede volver al lugar donde el amor que pensabas que era pequeño, con una imagen se convirtió en gigante, y al voltear al amor que tienes, se volvió pequeño.

Donde te encontraste a la oruga y te preguntó: ¿Quién eres tú Alicia?

-Ya no lo sé, señor, he cambiado tantas veces que, ya no lo sé.

Donde el Conejo blanco te dice, se te hace tarde no pierdas más tiempo, se te hace tarde para empezar. Donde Alicia le pregunta, ¿tarde para qué? Y el conejo solo dice, se hace tarde. Ya se me hizo tarde…

-¡Me voy, me voy, me voy!

-¿Lo ves? ¿Lo ves?

-¡Ya son más de las tres!

-¡Me voy, me voy! ¿Qué tal? ¡Adiós!

-¡Me voy, me voy, me voy!

Y saber que sabes, que al gato Cheshire podrás preguntarle: ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para ser feliz y encontrar el amor aquí? Y te responderá:

-Esto depende en gran parte del amor que quieras tener– dijo el Gato -No me importa mucho el camino, solo ser feliz y ser amada – dirás, Alicia.

-¡Oh, siempre llegarás– aseguró el Gato- si caminas lo suficiente! – aparece y desaparece, te dirá que hay dos caminos y que sólo tú puedes decidir.

Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes – dijo el Gato – siempre que logres en verdad ser amada y feliz.

Alicia tu mundo te espera.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: