En el silencio,
en la paz del pensamiento
se yergue tu sinuosa figura,


es como si el tiempo
me diera tu existencia
diciendo que eres lo mas bello
que haya iluminado
mis latidos y mi demencia.
Acaso eres vaho,
ilusión fugaz,
o simple reflejo del pensamiento…
Dudo de mi cordura,
pues tal mujer
que vuela piel a la roca
es dicotomía de la mitología…
Más, son esos labios hermosos
que queman mis sueños,
los que declaran en su tacto,
fundiendo los míos,
que eres aquel anhelo
del que tanto escribía en versos
y que hasta ahora conocí…

By David Ortega

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: