Un relámpago agrietando el cielo,
luces intermitentes de sonidos apagados,
la voz del trueno anticipado,
a escasos pasos del horror
de aquellos ojos dentados .


Ráfagas de ira,
ráfagas de dolor,
supuran en gritos el eco de sangre vacía
y sombras afiladas sin rencor.
Toda historia, oculta en ceniza,
conversa en realidad
por simple negligencia, ceguera y maldad.
Ojos muertos, voces fantasmas,
humo y espejos,
una grieta luminosa en el cielo
ilumina de temor a pecadores
sangrando en su costilla
la blasfemia de los falsos.
Se llena el cielo de lágrimas,
se sellan los vestigios que tornarán en esclavos
a criaturas indecisas ,
demonios impíos desgarrando sus tiernas almas,
acusando a los diablos de sus mentes ignotas.
Un relámpago agrietando el cielo,
sangran versos sin tiempo,
en llantos y sopor.
Creando mentiras a su alrededor,
aniquilando la inteligencia y el corazón.
En un trono de Inquisición.

By David Ortega
2017

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: