By Nancy Jácome

En este mundo hay muchos tipos de viajeros y debes tenerlo muy en cuenta al momento de emprender tu aventura, ya que puedes convertirte en uno de ellos o encontrarte con alguno.

Existen desde el viajero aventurero hasta el que tiene el tiempo perfectamente cronometrado para visitar cada lugar; desde el que quiere dormir en hotel de cinco estrellas hasta el que quiere dormir bajo las estrellas; el que come de todo y al que todo lo que come le hace daño; el que despilfarra y el súper ahorrativo.

Pero no te voy a definir los tipos de viajeros que hay, porque esta sección se la voy a dedicar a lo que yo clasificó como viajero Godínez, ¡porque yo soy esa! Y es que entre los miles de pendientes que tenemos en la oficina y las múltiples ocupaciones laborales, a veces, hasta ir a tomar un café con los amigos es una verdadera odisea, ¡entonces ¿cómo no va a ser una odisea aún peor poder viajar?!

Es viernes a punto de ser las cuatro de la tarde y a las 4:01 dejarás de ser un Godínez para ser un humano con responsabilidades familiares o tal vez un humano soltero pero con todas tus amistades casadas (este último es mi caso).

Tienes que planear bien el fin de semana para quitarte de la mente los problemas de la oficina y llegar con la pila bien cargada en lunes a las 8.00 am. Así que tienes poco más de 48 horas para pasártela genial, esto no quiere decir que vayas a salir cada fin de semana, pero sí puedes hacer un presupuesto que te permita disfrutar algunos paisajes que el mundo tiene a tu disposición en ese tiempo.

Después de ver miles de revistas que me decían lo maravilloso que era viajar, simplemente llegó un diciembre en el que una colega me dijo, vamos a Six Flag, y pues dije, vamos, lo bueno es que coincidió que estaba de vacaciones. De no tener opciones a dónde ir porque realmente no tenía nada planeado, esta vez agarré bolsa, suéter y me fui.

No es como que no hubiera viajado antes, de alguna forma siempre me he dado mis escapadas, pero en estas últimas ocasiones soy más consciente de lo que hago y de la NECESIDAD de ESCAPARME.

Y no es como que Six Flag me apasionara mucho, más bien fue el momento que me dio la pauta para hacer lo que hoy en día hago. Es así  que en esta sección te explicaré cómo logré hacerlo y qué hay que llevar para cada lugar.

De todos los viajes que puedas realizar, siempre recuerda que el viaje más importante es el de la vida. No te clasifiques en un tipo de viajero, en un tipo de trabajador, en un tipo de algo, vive con la ilusión de ver salir el sol en una playa paradisíaca y míralo igual cuando vayas a trabajar, saborea cada café que te tomas, desde el cargado para despertar de una buena fiesta hasta el rancio para sobrevivir la jornada laboral. Vive tu vida de tal forma que ésta sea un viaje eterno, reconcíliate con la naturaleza, aprende aunque sea un poquito de la cultura de otro lugar, incluso de la tuya misma, siempre hay algo nuevo que aprender, y pasa el dato a las siguientes generaciones.

No vivas atado a una oficina deseando que sea viernes para ir al bar a tomar una cerveza fría y regresar con la pila media recargada para enfrentar la siguiente semana laboral en espera de esas vacaciones que, cuando lleguen, probablemente sean utilizadas para hacer el aseo de la casa que no pudiste realizar mientras trabajabas o para arreglar ese fregadero que se descompuso, cuando “por fin tienes tiempo para esperar al plomero”.

En esta sección siempre salimos desde Tuxpan el ¡Puerto de los Bellos Atardeceres!

¡Así que  no lo dudes y síguenos el paso!

 

“Sólo se tiene una vida, es tu obligación vivirla al máximo”

Libro: Yo antes de ti de Jojo Moyes.